“Canto a la fuerza sindical” de Germán Pardo García (III y IV)

El Lissitzky, Entwurf für die Pressa. 1927

El Lissitzky, Entwurf für die Pressa. 1927

III

Estos sensibles bosques sociales dotados de justísimas lenguas
urgen a la capacidad de mi corazón álgido y solo
para que entienda la amargura del salario miserable;
la aridez de los mineros que sacan de los cárcamos
la esclavitud de los pétreos combustibles;
la desecación de los arroyos pulmonares
por el sílice y la cal de las canteras,
y la agonía de los lívidos púgiles derrotados
por la inercia y los espectros
que atan a sus cinturas emblema falaz de campeones.

IV

ME inducen a penetrar en los talleres en que obreros tipógrafos
colocan grises sílabas en planchas y molduras.
Aquí la fuerza sindical logra creciente fragor de océano
que mueve sin cesar las tubulares rotativas.

Las olas de este mar tipógrafo son páginas
de blanquísimo papel que inunda las metrópolis
y se retira semejando las mareas,
para volver a anegar las casas, las calles, los estadios,
con la velocidad de sus cronologías.

¡Qué preludio tan sublime el de los linotipos y las prensas!
¡Qué ritmo tan dinámico el de los aceitados engranajes!
¡Cuánta belleza en las ustorias lámparas y espejos de aluminio
que distribuyen ecuaciones de calor y savias de sulfuro!

Aquí los árboles son discos enormes roturados
y laborables hojas su balsámica madera.
Se oye correr los ríos en cuyas márgenes llenas de tórridos pájaros
crecen las plantas de donde fluye la substantiva celulosa.
Todo diluvio aquí se escucha.
Todo huracán aquí distiéndose.
El golpe de las almádenas que parten exágonos graníticos,
repercute bajo el acero de estas bóvedas
donde los relámpagos tienen menor velocidad que la noticia.
Aquí la ordenadora fuerza sindical es blanca república
dirigida por las sienes sinfónicas del hombre.
Y cuando las ventanas de esta fábrica impresora se abren al sol y al viento,
huyen los inmortales libros como alciones
o espumas separándose de los nitrados promontorios.
Los libros inmortales
que divulgan la virilidad de las proclamas y los cantos de Píndaro.

Germán Pardo García
Las 2001 Noches Nº 46

Anuncios
Estándar

2 thoughts on ““Canto a la fuerza sindical” de Germán Pardo García (III y IV)

  1. montse dice:

    Algo de la vida de mi padre he visto en su poesia, y la vida de muchos otros. Mi padre murió de silicosis, agrietando sus pulmones con su trabajo como cantero con 9 años,en tiempos de Franco.Es una poesía que riende homenaje a todos los trabajos, en todos los tiempos del ser humano.A los que tal vez no tuvieron oportunidad de estudiar, de hablar, sólo de dejar su salud en el trabajo. Felicidades por su poema.

  2. Ruy Henriquez dice:

    Gracias Montse, por tu amable comentario. La poesía toca lo verdadero del ser humano, como bien dices, cualquiera sea su tiempo o su lugar.
    Había “olvidado” (cosas del inconsciente), escribir al final del poema el nombre de su verdadero autor: Germán Pardo García.
    Acepto, en cualquier caso, tus felicitaciones. Porque este poema también me pertenece, aunque no vaya firmado con mi nombre.
    Un saludo.
    Ruy Henríquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s