Juventud, sexualidad y poesía

Juventud, sexualidad y poesía

"Juventud, sexualidad y poesía" por Miguel Oscar Menassa

Miguel Oscar Menassa
Candidato al Premio Nobel de Literatura 2010

Presenta su conferencia-coloquio

“Juventud, sexualidad y poesía”

que se celebrará con motivo de la XVII Asamblea General Extraordinaria del CJCM (Consejo de la Juventud, Comunidad de Madrid).

Sábado 2 de octubre de 2010, 18:00 horas

Sala Úbeda del Ateneo de Madrid, c/ Prado, 21

Estándar

Sobre el malestar en la cultura


Todos estos lugares antiguamente extraordinarios [Bagdad, Samarkanda, Belichistán, ez, Timbuctú], son en nuestros días pequeños islotes flotando en el tempestuoso mar de la civilización. Sus nombres sugieren materias primas: caucho, estaño, pimienta, café, piedra de esmeriar, etc. Los indígenas son pobres desperdicios, explotados por el pulpo de la civilización cuyos tentáculos parten de Londres, París, Berlín, Tokio, Nueva York, Chicago, para extenderse hasta los confines helados de Islandia, hasta las extensiones salvajes de la Patagonia. Las pruebas de esto que se llama civilización se amontonan como estiércol en todos los lugares donde llegan sus largos tentáculos viscosos. Nadie se encuentra civilizado, nada se encuentra profundamente cambiado en el sentido verdadero de la palabra. La gente que antiguamente comía con los dedos, lo hace ahora con cuchillos y tenedores; algunos tienen luz eléctrica en sus chozas, en lugar de la lámpara de petróleo o la llama de la vela; otros tienen catálogos de Sears-Roebuck y la Santa Biblia en sus estantes, donde antes tenían la carabina o el mosquete; otros tienen relucientes revólveres, en vez garrotes; los hay que emplean monedas en sus transacciones, en lugar de conchas marinas; otros llevan innecesarios sombreros de paja. Pero todos están inquietos, insatisfechos, envidiosos y su corazón sufre.

Henry Miller

Estándar

“El infinito” de Giacomo Leopardi

Caspar David Friedrich (1774-1840)


EL INFINITO

Siempre caro me fue este yermo monte
y ese obstáculo, que de esta parte
del último horizonte la vista excluye.
Mas sentado y mirando interminables
espacios tras él, y sobrehumanos
silencios, y profundísima quietud
mi mente imagina; tanto que por poco
mi corazón se asusta. Y como el viento
oigo susurrar entre las plantas, yo aquel
infinito silencio a esta voz
voy comparando: y me acuerdo de lo eterno,
y las muertas estaciones, la presente viva,
y su sonido. Así en esta
Inmensidad mi pensamiento se hunde:
Y el naufragio me es dulce en este mar

Giacomo Leopardi

Estándar

Lectura recomendada: Psicoanálisis.com

Hay libros que necesitan poca difusión para convertirse en verdaderos éxitos entre sus lectores. Son libros que, gracias a su propia combustión, se transforman inmediatamente en libros de cabecera para generaciones enteras. Ahí está, por ejemplo, On the road de Jack Kerouac, auténtico talismán para millones de jóvenes después de la II Guerra Mundial.

Son libros de una rara inteligencia, que encienden un fuego en todos aquellos que los leen. Se trata de esos libros que cuando caen en tus manos no los puedes soltar hasta que llegas al final. Es el caso de Psicoanálisis.com, el último libro de Amelia Díez Cuesta, poeta y psicoanalista perteneciente a la Escuela de Psicoanálisis y Poesía Grupo Cero. Esta referencia es, quizá, una de las claves para comprender la volatilidad de su libro; la auténtica carga explosiva que lo catapulta.

Y es que Amelia Díez se ha formado en el proyecto, científico cultural y humanitario (que no humanista) del Grupo Cero, con el que se pretende romper la cultura del silencio en la que hemos sido educados: una cultura que nos deja sin recurso a la palabra.

Precisamente en la contraportada de su libro se pueden leer estas reveladoras palabras, que bien sirven de introducción a su obra: “Un psicoanálisis consiste en aprender a hablar, porque según cómo hable y a quién hable, así es la construcción de una vida.”

Cuando comencé a leer el libro, su formato me resultó al mismo tiempo novedoso y desconcertante. Está divido en 64 sesiones, la mayoría de ellas de no más de dos páginas de extensión. Sorprendía la agilidad de su lectura, en claro contraste con la complejidad de algunos de los temas allí tratados. Eso me llevó a pensar que una virtud de un buen escritor es hacer parecer inteligible lo complejo, sin que lo complejo pierda su complejidad.

Si On the road fue un libro de viaje, de iniciación, (un viaje que buscaba más la transformación en la huída y que, como todos saben, no llegó demasiado lejos), en Psicoanálisis.com asistimos a la construcción de un sujeto, no sólo a su transformación. Es, a su manera, también un viaje que lleva a su protagonista a una nueva forma de saber, sobre sí mismo y sobre sus relaciones, más bien que a un nuevo conocimiento.

Psicoanálisis.com da cuenta de esa inteligencia que, sobre la sexualidad y la vida del sujeto, sólo el psicoanálisis puede producir. Un saber que no da lugar al confort intelectual, a la inmovilidad, sino que, por el contrario, siempre te intranquiliza, te obliga al movimiento. Un saber que siempre te pone en relación con la castración, es decir, con lo propiamente humano.

Como señala su autora, Psicoanálisis.com muestra en acto cómo “el psicoanálisis es la ciencia del lenguaje habitado por el sujeto.” A lo largo de sus 64 sesiones se da “cuenta de esta manera de pensar un psicoanálisis.”

Ruy Henríquez

psicoanalista

PSICOANÁLISIS.COM

Amelia Díez Cuesta

ISBN: 978-84-9755-131-1

174 págs. P.V.P. 15 €

Editorial Grupo Cero

Estándar