SOY EL ANTROPÓLOGO DE LA SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA

Bathers on the Lawn

Ernst Ludwig Kirchner, Bathers on the Lawn

26 de octubre de 1976, Madrid

Querida:

Decile a tu marido que lo amo.
Amo a toda la humanidad y la humanidad,
no lo sabe.
Estoy perdido.
El dolor,
ya pertenece definitivamente a la literatura.

En el universo de las formas todo es infinito.
Puedo asegurarte, querida, que en el universo de los contenidos, todo es infinito.
Soy,
debo confesarte,
el antropólogo de la sociedad contemporánea.
Vivo entre salvajes,
tienen,
una rara manera de vivir.
Querida,
los salvajes
te esperan.
Debes acercarte mortalmente a la magia,
vivir entre ellos tranquilamente.
Son primitivos,
sólo tienen armas contra nuestros cuerpos,
con la palabra,
con la palabra,
todavía,
no saben lo que hacer.
Algunos te hablarán de la guerra; es una ilusión.
Te, hablarán de la familia; ese es el pasado.
Algunos te hablarán de la ciencia y de la poesía; es una ilusión.
Algunos, los peores, los casi incurables, te hablarán todo el tiempo,
del sexo y de la muerte, debes saberlo, también es una ilusión.
La diversión,
la verdadera diversión,
no sé cual es.

A veces,
un rayo devastador de alegría,
cruza el corazón,
inesperadamente.

La vejez no existe.

Miguel Oscar Menassa
Salto mortal

Anuncios
Estándar

¿Y PARA QUÉ POETAS EN TIEMPOS DE PENURIA?

Nonchaloir (Repose), 1911 John Singer Sargent oil on canvas 64 x 76 cm National Gallery of Art, Washington, D.C.

Nonchaloir (Repose), 1911
John Singer Sargent
oil on canvas 64 x 76 cm
National Gallery of Art, Washington, D.C.


“Los tiempos no son sólo de penuria por el hecho de que haya muerto Dios, sino porque los mortales ni siquiera conocen bien su propia mortalidad ni están capacitados para ello. Los mortales todavía no son dueños de su esencia. La muerte se refugia en lo enigmático. El misterio del sufrimiento permanece velado. No se ha aprendido el amor. Pero los mortales son. Son, en la medida en que hay lenguaje. Todavía se demora un canto sobre su tierra de penuria. La palabra del rapsoda preserva todavía la huella de lo sacro.”

Martin Heidegger

Estándar

LA MADUREZ NO ES LA MUERTE

Georgia O’Keeffe: Music Pink and Blue II

LA MADUREZ NO ES LA MUERTE

Patrón endurecido por el silencio y por la ausencia,

estrechas mis muñecas de presa y corres mas allá del mar

a depositar las máscaras de mi piel que cubrieron mis paso por las

extranjerías.

Mundos por los que navegué volcaron su aliento en mi garganta

y me dieron ese sabor de mujer feliz mezcla de arcilla y ola.

Como si fuesen sombras de una llama,

se bañan entre miel y vino púrpura las impaciencias

que veo circular frente a mi rostro ovalado,

apetecible como una fruta henchida por el brillo repetido del alba,

que urgido se pervierte mirando desde abajo

para escuchar en el ruido de las ruedas

como se revientan los globos de la ruta secreta de la muerte.

Ya te husmeé desde aquel día en que los embriones dejaban su

bolsa placentaria

y te derribé sin ofenderte en medio de mi placer de víctima

triunfante.

Por ahora aquí estoy, tengo una complicidad estrecha con mi

espíritu

viendo como se queman las naves del regreso,

más viva que el olor del agua en el reverso de la oleada

y el verde liquen que viste la desnudez de la roca submarina.

Pon la memoria en fuga, tranquilízate,

no vengas ahora apresuradamente a tomar el timón que tu trono

taciturno

ha quedado replegado entre la muchedumbre que soy

y mi cuerpo, manchado por mil lunas,

es una carne regia que oculta la cifra de mi nacimiento

entre números estelares que ascienden cada noche por oriente.

De nada sirve la luz de una lámpara en pleno mediodía.

Amarillo dulzor, la plena madurez, recorriendo las velas de mis alas

migratorias.

Surco tu negro mar, admiro tu potencia, pero escucha el ruido de la

horda, parece una colmena de futuro,

todos los extraviados en busca de la verdad divina,

una arrogancia intemporal me invade, escúchame decir: mi casta es

de vivientes.

NORMA MENASSA

Escuela de Poesía Grupo Cero

Taller Sábados 18h. Madrid

Coordinador: Miguel Oscar Menassa

Estándar