EL MOLINO YA NO EXISTE, PERO EL VIENTO QUE LO MOVÍA AÚN CONTINÚA SOPLANDO

Honoré Daumier, El levantamiento - 1960 Oil on canvas, 87.6 x 113 cm (34 1/2 x 44 1/2 in); The Phillips Collection, Washington, D.C.

Honoré Daumier, El levantamiento – 1860
Oil on canvas, 87.6 x 113 cm (34 1/2 x 44 1/2 in); The Phillips Collection, Washington, D.C.

“La obra estaba incompleta… hemos demolido el antiguo régimen en los hechos: no hemos podido suprimirlo completamente en las ideas. No basta con destruir los abusos; es menester modificar las costumbres. El molino ya no existe, pero el viento que lo movía aún continúa soplando.”

Victor Hugo, Los miserables

Estándar

recital_majadahonda_web

 

RECITAL DE POESÍA “LA MUJER EN LA POESÍA CONTEMPORÁNEA”. 6 DE JUNIO DE 2013

Imagen

LEYENDO A CHEJÓV… ME ENCONTRÉ CON LA ACTUALIDAD

Volga Boatmen by Ilia Efimovich Repin (1873)

Volga Boatmen by Ilia Efimovich Repin (1873)

Yo pensaba: ¡cuántas gentes satisfechas y felices hay en realidad! ¡Qué fuerza tan aplastante es ésta! Fíjense ustedes en esta vida: el descaro y la ociosidad de los fuertes, la ignorancia y bestialidad de los débiles, y por todas partes pobreza intolerable, estrechez, degeneración, embriaguez, hipocresía, falsedad… Mientras tanto, en todas las casas y calles silencio y tranquilidad. De las cincuenta mil personas que viven en la ciudad ni una sola grita o protesta en alta voz. Vemos a los que van de compras al mercado, comen de día, duermen de noche, a los que dicen sandeces, se casan, envejecen, entierran amablemente a sus difuntos; pero no vemos ni oímos a los que sufren, y lo horrible de la vida transcurre entre bastidores. Todo está en silencio, en calma, y la muda estadística es la única que protesta: cuántos se han vuelto locos, cuántos barriles de vodka se han bebido, cuántos niños han muerto de inanición… Y, según parece, ese estado de cosas es necesario; está claro que el hombre feliz se siente a gusto sólo porque los infelices llevan su carga en silencio, y sin este silencio la felicidad sería imposible. Es una hipnosis colectiva.

 

Antón Chéjov
Las grosellas, 1898

 

Estándar