UN EFECTO DE EXTRAÑEZA

"Portrait of a girl in a landscape" (1897), Paula Modersohn-Becker

“Portrait of a girl in a landscape” (1897), Paula Modersohn-Becker

Cuando un acontecimiento –por ejemplo, un texto– produce un efecto de extrañeza, la inteligencia, en su esfuerzo por anularlo, despliega todos los mecanismos de defensa a su alcance, desde la simple negación hasta la exclusión… sin olvidar la conversión en lo contrario.

Es cierto que el esfuerzo de la inteligencia puede seguir el trabajo de la reflexión: ésta sabe por lo general sopesar con ecuanimidad y distanciamiento los argumentos y trata de acercarse a los hechos –o los textos– con una mirada más “desinteresada”, abierta y comprensiva. Desafortunadamente, no siempre tan encomiable actitud es practicada: no ocurre así, por ejemplo, en los casos en que las implicaciones de aquello a lo que la reflexión se enfrenta parecen tales que, de aceptarlas, todo aquello en lo que creemos –una buena parte de lo que somos– se derrumbaría sin remedio. Tal es, desde luego, también el caso del escepticismo, una doctrina que pretende socavar los fundamentos de la misma razón.

Rafael Sartorio Maulini
Introducción a las Hipotiposis Pirrónicas de Sexto Empírico

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s