UN NECIO Y UN SABIO NO VEN EL MISMO ÁRBOL

5ae7a5f0e9e176afcd0af4b5ea31d1ac

Michäel Borremans, The Pupils, 2001. 70×60 cm, oil on canvas

 

Vemos y oímos mejor –en el sentido de que vemos más completa e interesantemente– cuanto más amplia e informada sea la inteligencia que hay detrás de nuestro ver y oír. Por eso dijo Blake con toda razón: “Un necio y un sabio no ven el mismo árbol”.

[…] Un poeta que sepa lo que son las coordenadas de Gauss tiene más probabilidad de escribir un buen soneto de amor que un poeta que no lo sepa. Un poeta que se ha tomado el trabajo de interesarse por una abstrusión matemática tiene en sí el instinto de la curiosidad intelectual, y quien tiene en sí el instinto de la curiosidad intelectual ha de haber recogido, en el curso de su experiencia de la vida, pormenores del amor y del sentimiento superiores a los que podría haber recogido aquel que no es capaz de interesarse más que por el curso normal de la vida que le afecta: el pesebre del oficio y la reata de la sumisión. Uno está más vivo que el otro, al menos como poeta; de ahí la relación sutil entre las coordenadas de Gauss y la Amarilis de turno.

Fernando Pessoa

logo2015

Estándar